• Menu
  • Menu

Cómo actuar legalmente ante la mordedura de un perro

Una de las situaciones a las que se puede enfrentar todo dueño de un animal, sobre todo en el caso de los perros es al hecho de que nuestro perro pueda morder a otro perro o una persona, o bien que sea otro perro el que muerda al nuestro.

Cuando se dan este tipo de situaciones, lo habitual es separar a los animales y llevarlos al veterinario, si bien hay muchas personas que no saben cómo actuar legalmente ante la mordedura de un perro. Por esta razón te vamos a explicar todo lo que debes saber al respecto para cada situación en particular.

Cómo actuar legalmente ante la mordedura de un perro

Cómo actuar en el caso de que un perro te ataque a ti o a tu perro

Una de las cuestiones que pueden darse es que vayas paseando con tu perro y haya otro que te ataque a ti o a tu mascota. En este tipo de situaciones, lo primero que se debe hacer es el hecho de separar a los perros para que no se hagan más daño del que ya se hayan podido hacer.

Seguidamente, lo más aconsejable es que te pongas en contacto con las autoridades, ya sea la Guardia Civil o la Policía Local, de forma que los agentes se encarguen de levantar atestado de lo ocurrido, formulando la correspondiente denuncia.

Este es un paso fundamental, ya que cuando un perro ataca a otro ser vivo, no debe ir nunca sin bozal ni suelto. Por lo tanto, si has recibido un ataque, lo más probable o al menos lo que se da en la mayoría de casos es que su dueño está incumpliendo la normativa.

Si el perro qua ataca es de una de las razas consideradas Perro Potencialmente Peligroso (PPP), tenemos que tener presente que deben cumplir con una serie de exigencias y medidas de seguridad que van más allá de las que se deben aplicar sobre el resto de perros.

Perros Potencialmente Peligrosos (PPP)

En este tipo de situaciones, el dueño de un perro PPP debe contar con un seguro de responsabilidad civil. De igual manera, debe ir siempre atado y nunca puede ser soltado; también debe ir con bozal; y el propietario debe poseer la licencia correspondiente. Si no cumple con estas exigencias, el dueño del perro no solo puede ser sancionado con una multa administrativa, sino que el seguro no se hará cargo de los daños causados.

En cambio, en el caso de que se trate de un perro que no es PPP, los agentes de la policía tienen la posibilidad de iniciar un procedimiento administrativo para que sea declarado como tal; y esto implicará que, a partir de ese momento, tenga que cumplir con la misma legislación que los PPP.

En cualquier caso, antes de abandonar el lugar en el que ha tenido lugar el sucesos, es importante recoger los datos de la persona titular del perro y del propio perro. Se debe conocer si este cuenta con su calendario de vacunación al día. No obstante, este tipo de comprobaciones.

A continuación habrá que llevar al animal al veterinario, o al médico en el caso de que nosotros seamos los afectados, explicando al profesional lo ocurrido. También es aconsejable que se realicen fotografías de las heridas; y que se tengan informes médicos o veterinarios.

¿Qué derechos se tienen?

Una vez que ya se encuentra curado el perro o nosotros mismos, debemos saber que es posible solicitar una indemnización por los daños causados. Así se encuentra recogido en el Código Civil, en el artículo 1905. En este se indica que todo propietario de un animal es responsable de los perjuicios que este puede causar, independientemente de que se le haya extraviado o perdido.

Habitualmente, el titular del animal que ha sido el culpable del daño deberá pagar una indemnización a la víctima o al dueño del perro. Esta indemnización se da de la siguiente manera:

  • Si un perro muerde a otro perro, el dueño del perro causante tendrá que pagar los gastos veterinarios del otro perro hasta que este haya completado su sanación.
  • En el caso de que un perro muerda a una persona humana: el dueño del perro causante tendrá que pagar una indemnización. Esta deberá englobar diferentes conceptos, relativos al número de días de baja que ha tenido que estar esa persona, las secuelas que le puedan quedar, etcétera. En este sentido es importante saber que el proceso es muy similar al caso de una indemnización por accidente de tráfico.
  • En el caso de que el animal fallezca, es posible solicitar una indemnización por daños morales. Sin embargo, la realidad es que es complicado que esta pueda llegar a ser otorgada.

Sin embargo, el dueño del perro que ha provocado las lesiones puede no ser responsable civilmente; y por lo tanto puede librarse del pago de la indemnización, en aquellos casos en los que se trate de un causa de fuerza mayor o sea culpa del perjudicado.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *