• Menu
  • Menu

Cómo se reparte una herencia

Tras el fallecimiento de un ser querido, que es un momento doloroso para todos los familiares, es el momento de resolver sus bienes, derechos y obligaciones que persisten incluso aunque ya no esté entre nosotros. Esto es lo que conocemos como herencia. Este tema genera habitualmente muchas dudas a los herederos, por lo que es importante que sepas cómo se reparte una herencia. Por este motivo te comentamos todo lo que debes conocer al respecto.

Cómo se reparte una herencia

Actos previos al reparto de la herencia

No son necesarios en todos los casos, pero sí son muy habituales. El primero de los actos  a realizar es la liquidación de los bienes gananciales. Esta será necesario en el caso de que la persona fallecida estuviese casado bajo este régimen en el momento de su fallecimiento. A través de la misma se determina los bienes que le corresponden a la persona viuda y cuáles conforman su herencia.

Por otro lado se encuentra la colación de los bienes donados. Esto se da, por ejemplo, en el caso de que, cuando la persona fallecida aún estaba en vida, haya podido donar en vida un bien en concreto a alguno de sus hijos. Esta donación, de acuerdo a lo establecido por la ley, debe ser considerada como parte de la herencia. A la hora de llevar a cabo el reparto posterior, deberá ser restado de la parte de ese heredero.

Aceptación y rechazo de la herencia

Hay que tener claro que en el reparto de una herencia, no quiere decir que sea aceptada. Cuando el heredero la acepta pasa a formar parte del “caudal hereditario”, es decir, es parte de los bienes y deudas dejadas por el fallecido. Sin embargo, no podrá disponer del mismo hasta que no se produzca el reparto.

El reparto de la herencia tiene, por un lado,  de repartir la titularidad de los bienes entre los herederos; y por otro lado, el de proceder a la liquidación las deudas asociadas a la herencia. En ocasiones, se da el caso de que las deudas no compensan los bienes recibidos, y en este tipo de situaciones es habitual que los herederos rechacen aceptarla, lo que se conoce como “repudiar la herencia”.

Reparto de una herencia con testamento

Una vez conocido lo anterior, es necesario conocer la forma en la que se reparta una herencia. Sin embargo, no todos los casos son iguales, ya que hay diferentes supuestos en función de si hay o no testamento.

En el caso de que haya testamento se facilita mucho el reparto entre los familiares, siendo habitual que se establezcan los bienes que irán a parar a cada uno de ellos. En otras ocasiones tan solo se cita a los hederos. A través del testamento se expresará la voluntad del fallecido, que tendrá que ser respetada excepto en el caso de que no haya cedido a cada uno la “legítima“, que es el mínimo que marca la ley.

En aquellos casos en los que el testamento solo especifica quiénes son los herederos, serán estos quienes tengan que ponerse de acuerdo para hacer el correspondiente reparto de los bienes.

En el caso de que el fallecido ha dejado por escrito en su testamento que quiere dejar un bien determinado a una persona en particular. Esto se denomina legado. El testador podrá realizarlo siempre que se respete la parte legítima y el el legatario tendrá derecho de recibirlo. Una vez que se concede, el resto de bienes y deudas se repartirán entre los herederos.

Reparto de una herencia sin testamento

Hay ocasiones en las que se produce un fallecimiento sin que exista testamento, que en muchas ocasiones genera un conflicto, sobre todo en aquellos casos en los que el fallecido cuenta con un patrimonio amplio y complejo.

La situación familiar del sujeto en el momento de su fallecimiento marca de manera considerable la forma en la que se lleva a cabo el reparto de la herencia. En el caso de un reparto de la herencia en matrimonios con hijos, habrá que valorar en primer lugar el régimen económico de la unión.

De esta manera, si se trata de un matrimonio en gananciales, el 50% de los bienes corresponde al viudo o viuda; así como el 100% de los privativos a su nombre en el momento del fallecimiento. Los hijos se repartirán el 50% restante.

Si es una herencia en matrimonio con separación de bienes; si solo hay un hijo, este y la viuda o viudo se repartirán la herencia a partes iguales. En el caso de que el matrimonio tenga entre 2 y 6 hijos, la viuda/o se quedará con el doble que cada uno de ellos. Si tienen 7 hijos o más, el 25% de la herencia corresponde al viudo/a y, el resto, a los descendientes.

En el caso de la herencia venga dada de cualquiera de los dos progenitores sin estar el otro vivo, tendrá que haber entendimiento entre los hermanos, debiendo repartir deudas y bienes a partes iguales.

 

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *