• Menu
  • Menu

Diferencias entre abstención activa y pasiva

La abstención es una acción que un votante decide realizar durante la celebración de las elecciones, y que consiste en no acudir a votar, por lo que no elige ninguna de las candidaturas que se encuentren disponibles. Sin embargo, hay que diferenciarlo del que vota en blanco o vota nulo, ya que en ese caso sí que se realiza el voto, y por lo tanto, no existe la abstención.

Cuando una persona va a ejercer su derecho a voto, tiene diferentes opciones a su disposición. Puede votar por cualquiera de las candidaturas disponibles, pero también puede votar en blanco, votar en nulo, o bien evitar acudir a la cita electoral y no ejercer el derecho a voto. En este sentido es importante destacar que los resultados de las elecciones vienen dados por aquellos que han decidido formar parte, ya sea votando por una candidatura o votando en blanco o de manera nula.

Existen algunos países en los que el voto es obligatorio, mientras que en otros casos, es facultativo. En aquellos países en los que la votación es obligatoria, la participación es más alta, ya que en caso de no acudir a la cita electoral, se enfrentan a sanciones. Algunos de estos países en los que es obligatorio votar se encuentran Bolivia, Perú, Brasil, Australia, Bélgica, Argentina…, si bien en algunos de ellos es facultativo para jóvenes y mayores.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta la abstención, que es clave en todo proceso electoral. De hecho, si las formaciones políticas hacen un buen o mal cálculo pueden marcar la diferencia entre el éxito o fracaso en una campaña electoral.

Tipos de abstención

A la hora de hablar de abstención, hay que tener en cuenta que hay  diferentes tipos, pudiendo clasificarse en las siguientes:

Abstención activa

La abstención activa se realiza como una forma de protesta frente al sistema electoral, democrático o bien por alguna otra cuestión en particular. Además, los electores pueden llegar a mostrar su protesta mediante el voto nulo o en blanco.

Abstención pasiva

La abstención pasiva, por su parte, consiste en votantes que tienen un desinterés por la política y en todo lo que concierne a este mundo. No se trata de personas que se encuentren en contra del sistema, la política o que decidan abstenerse con algún sonido en particular, sino que directamente están totalmente desinteresados de este tipo de asuntos. Esta es la gran diferencia con respecto a la abstención activa.

De esta manera, una vez que sabes en qué consisten ambas opciones, puedes conocer las diferencias que hay entre ambas.

Diferencias entre abstención activa y pasiva

La abstención pasiva consiste, simplemente en no ir a votar. De esta manera los que deciden optar por esta vía lo que hacen es renunciar a este derecho a voto de manera desinteresada, apática y no motivada, siendo simplemente un acto de dejadez. Esta postura no reivindica nada, al contrario de lo que ocurre con la abstención activa.

Por este motivo, se considera que no es adecuada realizar la abstención pasiva, ya que lo que se encarga es de fomentar la no participación popular. Por esta razón, siempre se debería estar en contra de la misma, ya que aquellas personas que deciden no votar,

Esta postura de abstención no es adecuada a pesar de que no haya ninguna formación política a la que sea afín, sino que en el caso de que una persona se encuentre dispuesto a estar en contra de los partidos políticos o el sistema, lo que se debería hacer es apostar por la abstención activa.

Por qué elegir la abstención activa

La abstención activa es una forma de práctica totalmente coherente y que es conscuente con un comportamiento y con una opción ciudadana que es totalmente legítima. Mediante la abstención activa, lo que se está logrando es hacer una propuesta contra el sistema o mostrar que ninguna formación política de las que se presentan a las eleccio9nes realmente representa una opción válida para esa persona.

De esta forma, es algo muy personal, y depende de los pensamientos y valoraciones de cada persona, si bien hay que tener en cuenta que es una opción respetable. La razón es que, siendo  consciente de todo lo que representan las elecciones, lo que decide es no formar parte de los comicios con su voto, pero por una razón de peso; y por lo tanto, no solo por desinterés como ocurre en la abstención pasiva.

En cualquier caso, es importante conocer las diferencias entre ambas, debiendo abogar siempre por fomentar una abstención activa frente a la pasiva en aquellos casos en los que las formaciones políticas no respondan a los pensamientos e ideologías de los votantes, quienes tampoco deberían votar por una opción por el simple hecho de hacerlo, sin que realmente estén convencidos del voto que están brindando a una determinada formación.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *