• Menu
  • Menu

Las diferencias entre el abuso sexual y la agresión sexual

La agresión sexual  y el abuso sexual son dos delitos que se encuentran debidamente recogidos en el Código Penal; y que, aunque son diferentes, habitualmente se confunden entre ellos. De esta forma, en esta ocasión te vamos a explicar las diferentes que existen entre ambos delitos, de manera que puedas interpretar adecuadamente cuando se trata de uno u otro.

El delito de abuso sexual

En el artículo 181 del Código Penal aparece reflejado el delito de abuso sexual. En él se define que este es todo aquel acto mediante el cual un sujeto produce un atentado contra la libertad o la indemnidad sexual de otra, cuando no haya consentimiento por parte de la parte de esta segunda persona, pero sin que medie intimidación ni violencia. Esto es muy importante, ya que en este aspecto radica la gran diferencia con respecto al delito de agresión sexual.

Requisitos

En el artículo 182 del CP y siguientes se encuentra definido con mayor profundidad del delito, apareciendo, entre otros, los requisitos que deben darse para que se considere un abuso sexual. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • La victima no da un consentimiento explícito para mantener relaciones sexuales. Este hecho puede venir dado porque se trata de una persona que sea incapaz de entender la situación o bien porque no se encuentra en una situación física que le permita negarse.
  • El abusador acostumbra a recurrir a recursos para manipular, persuadir o controlar la voluntad de la víctima, aunque en el caso del abuso sexual no recurre a la violencia o a una intimidación física.

Estas dos características hacen que el abuso sexual se lleve a cabo, con gran frecuencia, por parte de personas que forman parte del entorno cercano de la víctima, ya sean familiares o amigos. Las estadísticas reflejan que habitualmente se trata de hombres que tienen una edad superior al de la víctima; y que las víctimas son habitualmente adolescentes y niños.

Tipos de abusos sexuales

Existen diferentes tipos de abusos sexuales, siendo algunos de los casos los siguientes, aunque pueden darse de otras formas:

  • Tocar los genitales de otra persona sin el consentimiento de esta.
  • Aprovecharse de una relación de poder o superioridad para obligar a mantener relaciones sexuales. El abuso sexual de menores por parte de conocidos o familiares, es un claro ejemplo de ello.
  • Mantener relaciones sexuales con personas que se encuentran en una situación no consciente, ya sea porque se encuentren en estado de embriaguez o por tener una discapacidad psíquica, entre otros.
  • Instar a otra persona a que realice tocamientos sexuales al abusor.
  • Producir material pornográfico sin el consentimiento de la persona que está siendo grabada.

El  abuso sexual se encuentra castigado, según el Código Penal, con penas de prisión de entre 1 y 6 años. En el caso de que sea considerado un supuesto menos grave, la pena puede ser sustituida por una penal de multa de 18 meses. No obstante, en este caso el autor del delito no debe tener antecedentes penales.

El delito de agresión sexual

El delito de agresión sexual, por su parte, es el más grave de los delitos sexuales que aparecen recogidos en el Código Penal. Es el acto de atentar contra la libertad sexual de otra persona recurriendo al uso de violencia y/o intimidación.

Este delito se encuentra recogido en los artículos 178, 179 y 180 del Código Penal. Para que se dé es obligatorio que haya contacto físico entre ambas partes;  y también debe haber violencia física, intimidación o amenazas.

En este tipo de agresión sexual, la más grave es la violación. Para que esta tenga lugar debe haber penetración anal, vaginal u oral, pudiendo realizarse tanto con una parte del cuerpo (manos, pene…) o con objetos. En cualquiera de los casos se considera un delito de agresión sexual.

Algunos ejemplos del delito de agresión sexual son los siguientes:

  • Una persona aborda a otra y la obliga a mantener el coito mediante el uso de la intimidación o la fuerza. Esta puede darse de muchas formas diferentes, como por ejemplo enseñándole una navaja o con amenazas.
  • Cuando se tocan los genitales de otra persona por la fuerza.
  • Cuando se obliga a otra persona a tocar los genitales, ya sea para una masturbación, felación
  • En los casos en los que se mantienen relaciones sexuales “consentidas” después de un chantaje o amenaza.
  • Mantener relaciones sexuales con una persona incapacitada para que pueda dar o negar su consentimiento a las relaciones sexuales.

Las agresiones sexuales se encuentran contempladas en el Código Penal y están penadas con prisión de entre 1 y 5 años en función de las circunstancias que puedan darse en cada caso en particular. La pena por violación, entendiendo por ella en la que hay penetración anal, vaginal u oral, corresponde al segmento más alto dentro de este tipo de delito.

De esta forma, ya puedes tener claras las características de ambos delitos y distinguirlos de una mejor manera.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *