• Menu
  • Menu

Las indemnizaciones por caída en la vía pública

Las calles de cualquier municipio necesitan de una serie de cuidados y de un mantenimiento apropiado que es responsabilidad del ayuntamiento. Por ello, en aquellas ocasiones en las que no cumple con su cometido y existe dejadez a la hora de reparar, conservar o mantener las mismas, y se produce algún tipo de accidente, surge la llamada Responsabilidad Patrimonial de la Administración.

Las indemnizaciones por caída en la vía pública

Las causas más habituales de que se puedan llegar a provocar accidentes en la vía pública es el pavimento que se encuentra en un mal estado, pero también baldosas rotas en la acera, socavones, presencia de hielo o nieve, suelo resbaladizo, etcétera.

De hecho, cuando ocurren incidencias meteorológicas que causan graves problemas, aunque muchas personas piensan lo contrario y consideran que el ayuntamiento correspondiente no es responsable; a pesar de que no se puedan controlar estos factores, su obligación es la de realizar las labores de limpieza de nieve y la retirada de hielo.

Todo ello aparece recogido en el artículo 32 de la Ley 40/2015 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, con motivo de la  Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA). En él se encuentran indicados los supuestos en los que la administración pública provoca un daño antijurídico a una persona física o jurídica; y que es consecuencia de un acto realizado de manera anormal; y que además se puede cuantificar de forma económica. Para que se pueda dar una indemnización, el daño debe ser efectivo, indemnizable y antijurídico, por lo que debe ser considerado un “perjuicio injusto“.

Nexo causal entre el funcionamiento del servicio y el mal producido

Para poder estimar la responsabilidad patrimonial de la Administración es un requisito imprescindible que exista un nexo causal entre el funcionamiento del servicio público normal o anormal, y el mal que se produzca.

Es necesario tener en cuenta que la carga de la prueba con respecto al problema sufrido recae sobre la persona que hace la reclamación ante el Ayuntamiento para buscar una indemnización por responsabilidad patrimonial.

Esto quiere decir que se debe acreditar el nexo causal entre el mal estado de la calzada y el daño que se ha padecido. Por ello, se recomienda siempre solicitar la intervención de la policía municipal o local. De esta manera, es necesario solicitar la intervención de los agentes; quienes levantarán el acta o atestado de daños que se observen en la vía pública. Esto implica que se incluya el reporte fotográfico, la declaración de testigos si los hubiera; y el requerimiento de los servicios sanitarios. Estos últimos tienen que elaborar el correspondiente parte de asistencia sanitaria, donde estarán reflejadas las lesiones producidas.

La obligación legal de los ayuntamientos

Por norma general, se entiende que los ayuntamientos tienen la obligación de mantener en buen estado la vía pública, ya se trate de zonas rurales o urbanas. Además, hay que tener en cuenta que esta obligación tiene una serie de límites.

Para empezar hay que tener en cuenta el tipo de defecto que ha dificultado el tránsito de personas. Si este es suficientemente visible o es insignificante, se entiende que no existe obligación. Es decir, para que se le pueda reclamar, se debe hablar de un estándar mínimo exigible para que el ayuntamiento se haga responsable.

Además, en la práctica, no es lo mismo el poder reclamar responsabilidades cuando son zonas muy transitadas que cuando es un lugar sin apenas tránsito. De esta forma, hay que tener en cuenta que la obligación de mantenimiento de la vía se encuentra relacionada de forma directa con la ubicación y sus circunstancias.

Procedimiento para reclamar una indemnización por accidente en la vía pública

Es muy importante tener en cuenta la forma de proceder en el caso de que se sufra un accidente en la vía pública. Para ello debes seguir estos pasos:

  1. En primer lugar, nada más detectes que sufres algún tipo de lesión (si no requiere de asistencia médica urgencia) y que tenga que ver con un mal estado de la vía pública, es necesario pedir ayuda. Para ello se debe comunicar el hecho a quién tengas cerca, además de solicitarle algún dato de contacto para que pueda declarar como testigo.
  2. Además,  debes tomar fotografías del estado de la vía pública, demostrando aquello que ha provocado tu accidente.
  3. Seguidamente llama a la Policía Local, que es la competente en este tipo de situaciones. Ellos se encargarán de levantar un atestado de los sucedido. En este deberá figurar la consecuencia del accidente; y también la posible causa.
  4. En función de la gravedad de las lesiones se debe llamar a una ambulancia o acudir al centro médico.
  5. Debes guardar toda la documentación, ya que para una futura indemnización es imprescindible. Con todo ello, busca asistencia legal en un abogado que se encargue de enfrentar el posible juicio y efectuar la reclamación correspondiente.
Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *