• Menu
  • Menu

Qué es el IPC y cómo se calcula

En muchas ocasiones habrás escuchado hablar de las siglas IPC pero es posible que no sepas de qué se trata y qué significa ese término, ni como afecta a la jubilación o cómo se puede calcular. Por esta razón, en este artículo te vamos a explicar todo lo que debes saber al respecto para que lo puedas tener en cuenta, despejando así las dudas que puedas tener.

Qué es el IPC y cómo se calcula

Qué es el IPC

El IPC son las siglas que se corresponden con el Índice de Precios de Consumo establecidos por parte del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata, por lo tanto, de una medida estadística del INE que muestra mensualmente la variación y evolución de los precios de los servicios y productos que se consumen en España.

En el IPC se tienen en cuenta todos los bienes y servicios habituales y básicos que se emplean en las viviendas familiares españolas, en lo que popularmente se conoce como “la cesta de la compra”. Asimismo, el IPC valora la importancia del consumo de cada una de ellas, de manera que se trata de un índice ponderado.

De esta manera, el IPC se utiliza para indicar el nivel de inflación, es decir, el incremento generalizado y sostenido de los precios duran un año. Cuando los precios aumentan, con el mismo dinero se pueden realizar un menor número de compras y, por tanto, el poder adquisitivo es inferior en las familias. El IPC es el índice que se encarga de medir esta inflación.

El IPC es mostrado en porcentaje (%). Cuando este es positivo aparece la inflación, mientras que si es negativo, existe una deflación. Esto último supone que hay una mayor oferta de productos y servicios, cuyo exceso hace que pueda provocar una reducción de los coste, e incluso dar origen a una recesión económica.

Grupos de servicios y bienes del IPC

Entre los grupos de bienes y servicios que son tenidos en cuenta para el IPC se encuentran los siguientes:

  • Bebidas alcohólicas y tabaco
  • Ropa y calzado
  • Alimentación y bebidas no alcohólicas
  • Transporte
  • Comunicaciones
  • Menaje del hogar
  • Alquiler viviendas
  • Enseñanza
  • Hoteles, restaurantes…
  • Ocio y cultura
  • Medicinas
  • Etc

En este sentido, hay que tener en cuenta que están excluidos aquellos gastos que pueden tener la consideración de inversión; y cada uno de ellos consta de tres niveles: IPC provincial, IPC autonómico e IPC Nacional.

El IPC y la jubilación

Las pensiones de jubilación se establecen en función del IPC. Bajo lo que marque el IPC anual, se actualizan y revalorizan los importes correspondientes a las pensiones de jubilación entre otro tipo de prestaciones como las que se corresponden con las de incapacidad permanente. La función es la de poder mantener el poder adquisitivo de las personas.

Para qué se utiliza el IPC

Además de para exponer el aumento y reducción de los precios de cada producto o servicio, el IPC se emplea para la actualización de algunos tipos de rentas. Este es el caso de los sueldos o las pensiones de jubilación.

Tanto el Estado como las empresas privadas realizan anualmente un pequeño aumento de salario que tiene que ver con el aumento del IPC del año anterior.  De esta manera, su finalidad es la de lograr que el poder adquisitivo de los ciudadanos se mantenga. No obstante, para que se pueda lograr ese objetivo debe haber una inflación moderada o baja.

Cómo se calcula el IPC

El IPC se calcula teniendo en cuenta unos 220.000 precios de 479 artículos. La fuente de información utilizado para ello son casi 29.000 establecimientos de 177 municipios españoles. Además, también se realizan encuestas a las familias, de forma que se puede conocer de primera mano si se compran más de unos productos u otros; y lo mismo con los servicios.

A la hora de establecer el IPC, el INE diferencia entre el IPC general y el IPC Subyacente; y también hace lo propio entre el IPC y el IPCA (Índice de Precios de Consumo Armonizado). Este último es una medida de inflación que permite realizar comparaciones a nivel internacional.

El IPC se calcular a través del método llamado Laspeyres encadenado; y para llevarlo a cabo se toma como base un año en concreto. Se emplea para así evaluar los datos acumulados, con una mecánica basada en la unión de los datos de la cadena, obteniendo así un índice fiable.

De esta forma, se obtiene como resultado una serie temporal en la cual se pueden ver los cambios de una variable durante un determinado periodo de tiempo. Esta fórmula consiste en la multiplicación de los precios nuevos por las cantidades anteriores; y ese resultado se divide entre el resultante de otra multiplicación, es decir, los precios anteriores por cantidades anteriores.

No obstante, hay que recordar que para el  cálculo del IPC se añaden las ponderaciones, que son la importancia de cada uno de los productos y servicios, para tener en cuenta los más y menos consumidos.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *