• Menu
  • Menu

Qué es el parenting y sus consecuencias legales

Compartir información de menores por internet, así como el consentimiento de los padres y la sobreexposición de los menores  se corresponden con temas que han estado de constante actualidad en los últimos tiempos. Todos ellos hacen referencia al tratamiento de datos personales de los menores de edad; y alas intromisiones a su ámbito privado que se realizan de manera ilegítima.

Qué es el parenting y sus consecuencias legales

Con el auge de las redes sociales que vivimos desde hace años, son muchos padres que las utilizan para mostrar al mundo las fotos de sus hijos sin parar a pensar en las consecuencias que ello podría tener en el futuro. Esto, al mismo tiempo, lleva a muchos a pensar en si verdaderamente los padres pueden o no compartir fotos de sus hijos en internet; y desde qué edad son los menores los que pueden tomar esta decisión.

Por este motivo, a continuación te vamos a hablar de qué es el parenting y sus consecuencias legales, así como de otros aspectos que son clave en este sentido para entender mejor cómo se encuentra este asunto a nivel legal.

Consentimiento de menores o “sharing”

Muchos padres no son conscientes de que en el momento en el que se sube una fotografía a la red social, la foto pasa a ser parte de la misma red social; y esto implica que deja de ser un contenido privado.

Por lo tanto, esto puede implicar la aparición de dudas con respecto a la edad en la que se deja de ser menor para poder acceder a internet y publicar la fotografía. En este sentido, es importante tener en cuenta que, aunque la Constitución Española fija la mayoría de edad en los 18 años, esto no se aplica en lo que tiene que ver con el tratamiento de datos.

La regulación del tratamiento de datos a nivel estatal determina que se puede proceder al tratamiento de los datos de mayores de 14 años con su consentimiento. Así se encuentra fijado en el artículo 13 del Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15 /1999.

A pesar de que el Reglamento de la Unión Europea considera que el tratamiento de los datos personales de un menor es lícito con 13 años; todo dependerá de la plataforma en cuestión y de la legislación del país para poder determinar si un menor puede subir una foto con 13 o 14 años.

Si el menor no llega a esta edad, serán sus padres o tutores los responsables y, por lo tanto, será quienes deban dar su consentimiento para la publicación de esas imágenes.

En función del país nos encontramos con grandes diferentes; ya que, por ejemplo, en Francia, los padres que publiquen fotos de sus hijos sin consentimiento se pueden enfrentar a multas de hasta 45.000 euros y un año de prisión. En España, en cambio, la jurisprudencia ha determinado en alguna ocasión que mientras que los dos progenitores estén de acuerdo; ya se encuentren casados, divorciados, sean pareja de hecho o estén separados,  pueden publicarlas.

Por lo tanto, hay que tener en cuenta la legislación del país antes de llevar a cabo este tipo de acciones por las consecuencias que podría tener.

Consentimiento de los progenitores o “parenting”

Cuando una persona es menor de edad, son sus padres los que son responsables de la toma de decisiones, ya que se entiende que a esas edades estos no tienen aún la capacidad de hacerlo por ellos mismos.  Esto supone dudas con respecto a los derechos de los hijos cuando los padres suben fotos de sus hijos menores.

En este sentido, la Protección Jurídica del Menor manifiesta que “todo menor tiene derecho a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado”.

Dicho esto, se puede determinar que los tutores o progenitores son los que tienen la responsabilidad de las libertades y derechos de sus hijos; y por ello, deben tener como máxima prioridad el hecho de salvaguardar su intimidad, imagen y honor.

Sobreexposición u “oversharing”

Si un menor de edad no ha llegado a alcanzar la edad para poder realizar el consentimiento del tratamiento de sus datos personales; y sus padres o tutores deciden sobreexponer su vida privada en internet a través de fotografías, vídeos…, estos podrían estar vulnerando sus derechos. De esta forma, se estaría actuando de forma ilícita  contra su honor, intimidad e imagen.

En este sentido, la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor limita la aplicación a los menores de 18 años; e indica que el Ministerior Fiscal podría intervenir cuando se difunda información o se empleen imágenes en nombre de los menores en medios de comunicación. Esto puede llevar a que exista una intromisión ilegítima en la reputación, honra o intimidad del menor, o bien que sea contraria a sus intereses.

Los padres o tutores tienen la obligación de respetar los derechos de sus hijos y de protegerlos contra ataques de terceros.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *