• Menu
  • Menu

Qué es la comisión por omisión

La figura de comisión por omisión debe ser conocida para poder conocer en qué consiste de acuerdo a la jurisprudencia, un aspecto que se debe valorar. Para poder entender mejor en qué consiste te vamos a explicar a continuación qué es la comisión por omisión así como la “posición de garante”.

Qué es la comisión por omisión

Qué es la comisión por omisión desde el punto de vista penal

A la hora de hablar de la comisión por omisión hay que tener en cuenta tres aspectos que son clave para poder decir que se comete el delito en cuestión, el cual puede ser un homicidio o cualquier otro. Para ello se deben cumplir lo siguiente:

  • No se evita el resultado final. Es decir, cuando la omisión de una persona, como por ejemplo puede ser la falta de cuidado de una madre sobre su hijo, acaba provocando la muerte de este. En este caso, la omisión sería equivalente a la comisión del delito. Esto se debe a la responsabilidad que tienen los progenitores de ejercer el cuidado de su hijo.
  • El resultado que no se ha evitado es típico.
  • Cuando se ha infringido un deber jurídico exigible para evitar el resultado por su posición de garante.

La comisión por omisión se encuentra recogida en el Código Penal, concretamente en su artículo 11, donde se indica claramente que  “son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por Ley”.

“Los delitos que consistan en la producción de un resultado sólo se entenderán cometidos por omisión cuando la no evitación del mismo, al infringir un especial deber jurídico del autor, equivalga, según el sentido del texto de la ley, a su causación. A tal efecto se equiparará la omisión a la acción:

a) Cuando exista una específica obligación legal o contractual de actuar.

b) Cuando el omitente haya creado una ocasión de riesgo para el bien jurídicamente protegido mediante una acción u omisión precedente.

Qué es la posición de garante

Cuando nos referimos a posición de garante, nos referimos a las obligaciones específicas que recaen sobre determinadas personas. Estas obligaciones pueden ser establecidas por ley, contrato o por darse una situación de peligro.

La obligación de actuar puede venir establecida por la ley, como es el caso de las obligaciones familiares, del matrimonio, de la patria potestad…, de acuerdo a las cuales existe un deber de asistencia y protección entre parientes cercanos.

El deber especial de asunción de garantía también puede venir dado por un contrato, como son las relaciones de favor que no están concretadas pero que son la base de una posición de garante, como es el hecho de prestar ayuda a una persona para cruzar una carretera, por ejemplo.

Asimismo, tienen la misma consideración aquellos que, por su propio comportamiento, generan una situación de peligro para el bien jurídico. Aunque no haya imprudencia, se encuentran en la obligación de impedir que el riesgo acabe derivando en un resultado lesivo.

Los progenitores tienen posición de garante frente a sus hijos en relación a que deben alimentarlos y cuidarlos, con obligaciones que deben cumplir por ser sus padres; y que llevan asociadas diferentes penas en el caso de que no cumplan con su cometido.

 ¿Qué es el delito de omisión del deber de socorro?

El Código Penal tipifica como delito de omisión de socorro aquella conducta del que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros. En el artículo 196 se castiga con una pena mayor a aquel profesional que, estando obligado a ello, deniegue la asistencia sanitaria o abandone los servicios sanitarios, cuando la degeneración o abandono se derive riesgo grave para la salud de las personas.

El delito de omisión del deber de socorro del artículo 195 pertenece a la clase de los delitos de omisión propia. Se trata de un comportamiento pasivo expresamente tipificado, que es sancionado con una pena. El bien jurídico protegido es el deber general de solidaridad o ayuda que deriva en la convivencia en comunidad; y por ello se busca penalizar una lesión solidaria mínima general ante lo que es un peligro para la integridad física o la salud.

En el artículo 196 constituye un delito agravado por omisión de socorro, estando fundamental en la mayor cualificación del remitente. En el plano jurídico, la consecuencia jurídica del delito por omisión del deber de socorro prevé una multa de 3 a 12 meses; mientras que el tipo agravado prevé una pena de multa de 7 meses y medio a 12 meses; y además habrá una pena accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión por tiempo de 6 meses a 3 años.

De esta manera ya sabes en qué consiste la comisión por omisión, así como la omisión del deber de socorro, que están reflejadas en la ley y llevan asociadas diferentes multas en función de su gravedad y tipo.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *