• Menu
  • Menu

Qué es un despido nulo

El despido nulo implica tener en cuenta una serie de consideraciones que permitan conocer en profundidad en qué consiste. Por este motivo, en este artículo te vamos a explicar de las causas, consecuencias…, que tienen que ver con este tipo de situación laboral.

Qué es un despido nulo

Causas del despido nulo

De acuerdo al artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores, se considera que existe un despido nulo en aquel caso en el que se realice un atentado contra los derechos fundamentales de los trabajadores, así como cuando esté condicionado por una causa de discriminación.

El despido nulo se puede dar por diferentes causas, como:

  • Cuando el despido del trabajador suponga una violación de los derechos o libertades de los trabajadores.
  • Aquellos despidos que tengan lugar mediante un fraude de ley, es decir, amparándose en una ley para efectuar un hecho ilícito.
  • Cuando el motivo principal que provoca el despido sea una causa discriminatoria, como raza, sexo,  religión…
  • Cuando tenga lugar un despido de mujeres víctimas de violencia de género. En este caso se atenta contra los derechos de las personas en esta situación, que se encuentran avaladas por la ley.
  • Cuando el despido se ejecute durante en un periodo de embarazo, así como durante el tiempo de suspensión de contrato en situaciones de riesgo durante el embarazo, maternidad o paternidad.

Garantía del derecho de indemnidad del trabajador

Se puede definir la garantía de indemnidad como el derecho que tiene un trabajador a no sufrir ningún tipo de represalia.

Si se denuncia a la empresa y esta le despide sin haber otro tipo de causa, el despido el nuevo por considerar que podría ser una represalia que vulnera el derecho a la indemnidad. Las consecuencias más habituales acostumbran a ser sanciones o despido.

Consecuencias del despido nulo

Una vez que un despido es considerad como un despido nulo, la empresa tiene la obligación de efectuar la readmisión inmediata del trabajador despedido; y por lo tanto a reinscribirle en la Seguridad Social.

Asimismo, se deberá abonar el salario que el sujeto pasivo habría obtenido si hubiese continuado trabajando, es decir, el denominado salario de tramitación.

Si el despido nulo fuese reclamado por parte del empresario, el trabajador seguirá con su actividad laboral hasta que se expida la resolución final.

En cualquier caso, para que este despido se pueda perseguir, es necesario que la víctima denuncie los hechos en el juzgado.

Diferencias entre el despido improcedente y nulo

El despido nulo y el despido improcedente son situaciones muy similares, por lo que es habitual que surjan dudas con respecto a ellos, y se pueden confundir con facilidad. Sin embargo, te vamos a indicar cómo diferenciarlos.

Para que sepas de qué se trata, tienes que tener en cuenta que el despido improcedente se da cuando el despido no responda a una causa legal, o se incumple alguna prescripción legal.

En este caso no se estaría atentando contra ningún derecho fundamental del empleado, por lo que un despido improcedente se considera que tiene menor gravedad que el despido nulo.

La diferencia principal entre ambos radica en que el empresario al que se le acusa de un despido improcedente, puede decidir entre readmitir al trabajador, abonando el suelo que no percibió durante el despido; o bien formalizar el despido a cambio de una indemnización.

Indemnización en un despido nulo

En el caso de que un trabajador se encuentre en una situación en la que ha sido víctima de un despido nulo, el empresario no se encuentra obligado, por lo general, a conceder una indemnización al trabajador, como podría tener lugar en el despido improcedente.

El Tribunal tiene la posibilidad de imponer una indemnización por los daños y perjuicios causados a la víctima cuando se haya vulnerado un derecho fundamental del trabajador. Esta situación se puede dar, por ejemplo, cuando debido al despido nulo, la víctima no puede hacer frente al pago de su vivienda y se ve afectada a nivel económico.

Además de lo anterior, se deberá abonar los salarios que no ha percibido durante el periodo de despido y readmitirle en la empresa.

¿Cuál es el plazo de readmisión para la empresa?

Una vez que se es notificada la sentencia de despido nulo, el sujeto activo, que en esta ocasión se trata del empresario, tiene la obligación de readmitir al trabajador de manera inmediata.

En esta situación, el plazo máximo de readmisión en la empresa es de 10 días naturales desde esta notificación. En el caso de que la empresa se niegue a la readmisión del trabajador, o bien lo hace en condiciones diferentes, se dará inicio a un procedimiento de sentencia en contra del empresario; y este se encuentra en un plazo máximo de 20 días hábiles.

Si un trabajador bajo un despido nulo no quiere regresar a la compañía debe saber que tiene la obligación de volver a su trabajo, ya que en caso contrario se considerará que existe abandono del puesto de trabajo, perdiendo así el abono del salario correspondiente al despido.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *