• Menu
  • Menu

Rubén Gisbert contra el Estado

Rubén Gisbert, el ya conocido youtuber, ha sido entrevistado por varios medios de comunicación en las últimas semanas, tratando así diferentes asuntos políticos. En este sentido, el licenciado en Derecho por la Complutense de  Madrid, discípulo de Antonio García Trevijano, ha asegurado que España vive “en un sistema político que es un residuo del fascismo”.

Rubén Gisbert contra el Estado

Por esta razón, el joven revolucionario de 30 años se encuentra en una lucha constante, arremetiendo con fuerza contra el Gobierno.  Para ello encabeza un movimiento político que busca que los políticos que se preocupan por su cargo actúen en beneficio de la sociedad. Para ello sugiere que se encuentren sujetos a los intereses del distrito electoral que los elige, al igual que ocurre en otros países alrededor del mundo como Francia, Inglaterra o los Estados Unidos.

De hecho, en una entrevista reciente habló de ello en profundidad. Al ser cuestionado sobre si Estados Unidos sería un buen ejemplo, el joven no dudo al asegurar que un diputado del Estado que sea, independientemente de su partido político, no puede apoyar leyes que vayan en contra de los intereses del distrito que lo ha elegido. De esta forma es el propio distrito el que tiene el control sobre los políticos; y por tanto las leyes se hacen atendiendo a las necesidades sociales.

Además, haciendo referencia a Inglaterra, también ha explicado que en este país, hay un hilo directo entre los ciudadanos y el diputado de su distrito. De esta forma, este se encuentra totalmente al tanto de las necesidades del pueblo, una función que no está presente en España, tal y como critica Gisbert.

En este artículo encontrarás:

Estado de partidos

Rubén Gisbert ha incidido en que si en España se suprimieran los diputados, todo permanecería igual. La razón de ellos es que quienes tienen el poder para hacer la ley y gobierno, así como para nombrar a los jueces, son los jefes de cada formación política; y estos pactan entre ellos o cuentan con mayorías absoluta.

Por este motivo, critica a una España que se considera Estado de partidos o partidocracia. Lo que él y su movimiento busca es que el poder se encuentre en el pueblo.

Considera que el español medio es demasiado pesimista y que se encuentra demasiado anclado al sistema actual. Sin embargo, las consecuencias de la pandemia sanitaria, que derivará en problemas económicos; fractura social; empobrecimiento masivo…; van a provocar un descontento y un mayor descrédito frente al sistema.

Por otro lado, ha criticado que el Estado tenga un control absoluto de los medios de comunicación. Sin embargo, también cree que gracias a internet y las redes sociales, se pueden acercar movimientos como el suyo a los ciudadanos, que de esta forma son más conscientes  de lo que ocurre en el país, además de encontrar opciones alternativas para tratar de hacer frente a la situación actual.

Gisbert considera que es imprescindible que los españoles difundan aspectos básicos por los cuales no se cuenta con una democracia; y también las consecuencias que ello tiene en la sociedad, ya que repercute directamente en la pobreza y miseria.

Su objetivo

El joven activista no ha dudado a la hora de insistir en que en la actualidad el Estado de partidos se encuentra preocupado por conservar su estructura institucional, con duplicidades administrativas y cargos puestos a dedo, los cuales cifra en nada más y nada menos que dos millones de personas; además también existe un gasto superfluo de 100.000 millones de euros al año; y el 10% del PIB.

A pesar de que en las buenas épocas nadie se mueve en este sentido, cree que ahora, que hay muchos españoles que tienen que se encuentran en una situación complicada, con los ERTE y el resto de la situación provocada por la pandemia sanitaria; y que el Gobierno no quiere recortar en gasto político, esto hará que muchos abran los ojos con respecto a la que considera una corrupción institucional.

Su finalidad, a través del movimiento que está promoviendo trata de hacer ver a las personas que es necesario llevar a cabo manifestaciones masivas y abstenciones voluntarias en las próximas elecciones, superior al 50%. De esta forma se deslegitimaría al régimen actual.

Cree que en el momento que hubiese manifestaciones para provocar este nuevo periodo, se pondría en una situación complicada a un Gobierno, que en el caso de apostar por cargas policiales, perdería la legitimidad que posee.

A pesar de su movimiento, asegura que no persigue entrar en el Estado y que no le interesa. Su objetivo es el de vivir en una democracia y en libertad. Sin embargo, para lograrlo, que no es nada sencillo, es necesario que haya una bstención masiva, sumado a una gran movilización civil.

Aunque se mantendrían funciones básicas del Estado en un proceso de libertad constituyente, habría un periodo de libertad de información como nunca se ha vivido en la historia del país.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *