• Menu
  • Menu

Qué es elusión fiscal

La elusión fiscal es el fraude fiscal que consiste en el uso de mecanismos legales para tratar de reducir o evitar el pago de impuestos. Se caracteriza por que no contradice las normas, sino que se aprovecha de los defectos existentes en la normativa para tratar de obtener un beneficio económico.

De esta manera, una empresa o persona que recurre a la elusión fiscal está aprovechando vacíos legales para poder reducir las obligaciones que debe contraer con el fisco. Te vamos a explicar qué es la elusión fiscal, de manera que también sepas diferenciarla de evasión fiscal.

Qué es elusión fiscal

Diferencias y semejanzas entre elusión y evasión fiscal

Las principales semejanzas y diferencias entre elusión y evasión fiscal son las siguientes:

  • El evasor fiscal comete un delito, por el cual puede llegar a tener hasta una condena de cárcel. Sin embargo, quién recurre a la elusión fiscal no ha llevado a cabo ninguna infracción que se encuentre reflejada en el marco legal. Esto implica que no haya consecuencias penales.
  • La finalidad de la evasión fiscal y la elusión fiscal es el mismo, que es el de minimizar la carga tributaria. Por ello, ambas prácticas hacen que el Estado reciba menos ingresos de lo que se podría llegar a recaudar.
  • La evasión fiscal consiste en quebrar la ley, mientras que en el caso de la elusión fiscal, la estudia para tratar de encontrar los resquicios legales que le permita.
  • La evasión fiscal se encuentra relacionada con actividades ilícitas y a corrupción. Esto no ocurre en el caso de la elusión fiscal, aunque se pueda llegar a recurrir a prácticas que puedan estar en el límite de lo marcado por la ley.

Técnicas de elusión fiscal

Las técnicas de elusión fiscal que se dan con mayor frecuencia son las siguientes::

Creación de una sociedad offshore

En estos casos, el inversionista procede a crear una empresa en el extranjero, siendo habitual que lo haga en un paraíso fiscal. Luego, parte de su riqueza o la totalidad de la misma es colocada a nombre de una nueva firma que no lleva a cabo ningún tipo de actividad económico.

El objetivo de esta técnica es la de reducir la carga tributaria. Por ejemplo, puede ser que una persona sea española y evita hacer pago del Impuesto de Sucesiones.

Creación de una sociedad onshore

En este tipo de casos, el inversor funda una compañía en el exterior desde la que opera, en lugar de hacer negocios desde su país de origen. La finalidad del empresario es reducir la carga fiscal y para ello evita que se desembolse una alta licencia comercial que cobran en su país de origen. Este pago es el que se exige a cambio de llevar a cabo una actividad económica en una zona en particular.  Al contrario de lo que sucede en el caso anterior, en este caso sí que se desarrolla un comercio.

Incluir gastos deducibles dudosos

La empresa considera que para que el cálculo de su utilidad neta, puede recurrir a gastos deducibles que pueden ser dudosos de estar relacionados con el negocio. En este caso el objetivo es reducir el monto de los impuestos que paga, aprovechándose de las imprecisiones que haya con respecto a la normativa.

Cómo se persigue la elusión fiscal

Las principales formas de perseguir la elusión fiscal son las siguientes:

  • Vía administrativa: La entidad que se encarga de recaudar los impuestos puede emitir reglamentos específicos sobre situaciones que puedan tener la consideración de elusión fiscal.
  • Modificaciones legales: En este caso, el Gobierno, mediante sus legisladores, procede a crear nuevas leyes o bien modifica alguna de las ya existentes. Todo ello se da con el objetivo de reducir las opciones de elusión tributaria.

Sanciones tributarias

En España, todos los ciudadanos deben contribuir al sistema tributario para mantener el gasto público. Además de ser un régimen colaborativo, en el que cada uno aporta una cuantía, y toda aquella persona que eluda esta responsabilidad estará envuelto en una fraude fiscal.

Por este motivo, será tarea de la administración tributaria quién tenga la responsabilidad de detectar el fraude fiscal y así perseguir esta infracción de manera administrativa o penal, según corresponda.

En función de la cuantía que haya sido eludida fiscalmente habrá que afrontar unas sanciones tributarias en particular, las cuales pueden ir desde una sanción económica hasta años de prisión. En todos los casos, la multa económica se multiplica, por lo que en caso de ser detectado como una persona que ha eludido fiscalmente, habrá que desembolsar una cuantía superior a la que se ha defraudado.

Además de tener la posibilidad de ser sancionado económicamente y con pena de prisión, hay que ser consciente de que también implica la pérdida de todos los derechos para recibir ayudas públicas y subvenciones. De esta forma son numerosas las sanciones tributarias a las que puede que haya que hacer frente.

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *