• Menu
  • Menu

Concurso de acreedores

Si tienes dudas de lo que es un concurso de acreedores así como quién y cuando se puede solicitar y los tipos, te vamos a explicar a continuación todo lo que necesitas saber al respecto.

Un concurso de acreedores es un instrumento al que puede recurrir una empresa cuando se encuentra en una situación económica de crisis. Es posible solicitar la declaración del mismo cuando no posee suficiente liquidez para poder hacer frente a sus obligaciones económicas. Por ello se encuentra directamente relacionada con la insolvencia.

La Ley Concursal 22/2003 del 9 de julio indica que solo es posible someterse a uno de ellos en el caso de que se trate de una empresa que “no puede cumplir regularmente con sus obligaciones exigibles“. Para ello el deudor debe ser capaz de demostrar que pasa por un momento de insolvencia o que este se producirá de forma inminente.

 

¿Cuándo se puede solicitar un concurso de acreedores?

Un concurso de acreedores puede solicitarte en aquellos casos en los que una empresa se sitúe en una situación en la que no pueda hacer frente a las diferentes obligaciones que tenga de forma regular. Estas pueden ser tributarias, de Seguridad Social, salarios, crediticias, indemnizaciones…

De esta manera se encontrarán en una situación de insolvencia o que vaya a tener lugar de forma inminente y que impedirán cumplir con las obligaciones correspondientes.

En el caso de que se llegue a esta situación económica, el ordenamiento jurídico español permite recurrir a este mecanismo para tratar de hacer frente a la mayoría de las deudas posibles. El objetivo es tratar de lograr que ninguno de los acreedores disfrute de un trato de favor perjudicando al resto.

La declaración de un concurso de acreedores tiene que ser solicitada por parte del deudor y puede ser solicitado por cualquiera de sus acreedores y el mediador concursal al dar comienzo al procedimiento de acuerdo extrajudicial de pagos. 

Plazos para solicitar un concurso de acreedores

En el momento en el que una empresa es conocedora de su situación de insolvencia, está obligado a solicitar la declaración de concurso de acreedores en un plazo de 2 meses.

Antes de que concluya dicho plazo, puede informar al juzgado del comienzo de negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación. Además, hay que tener en cuenta que desde que se presenta la comunicación, no es posible iniciar ninguna ejecución judicial o extrajudicial necesarios para su continuidad profesional.

Transcurridos 3 meses desde que haya habido comunicación por parte del juzgado, el deudor debe proceder a la solicitud de la declaración del concurso de acreedores en el plazo de un mes hábito, con independencia de que haya habido acuerdo re financiación o no.

Tipos de concurso de acreedores

El concurso de acreedores puede solicitarse de dos formas:

  • Forzosa: Se produce cuando es alguno de los acreedores o socios los que lo solicitan. Es posible que se realice cuando hay problemas en la dirección de la sociedad. Un juez tramitará la solicitud y tomará una decisión.
  • Voluntaria: En este caso es el responsable de la empresa el que lo solicita. Si dispone de información que indique la quiebra de la empresa, se encuentra obligado a solicitarlo. Si no lo hace podría ser multado e incluso imputado penalmente en el caso de que haya una quiebra debida a fines ilícitos.

 

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *