• Menu
  • Menu

¿Qué es y cómo funciona un concurso de acreedores?

El concurso de acreedores es una figura jurídica que llegó a ser muy popular durante la crisis económica de 2008, y que tuvo gran gran presencia en los años sucesivos. Sin embargo, a pesar de estar tan presente en los medios de comunicación, hay quienes desconocen exactamente de qué se trata, razón por la cual vamos a tratar de aclararlo en las próximas líneas.

¿Qué es y cómo funciona un concurso de acreedores?

¿Qué es un concurso de acreedores?

Un concurso de acreedores es un procedimiento judicial que se celebra cuando una empresa alcanza una situación de insolvencia económica, la cual le impide hacer frente a los pagos y deudas contraídas. Es posible solicitarlo tanto cuando la empresa se encuentra en una situación de suspensión de pagos como si se encuentra en quiebra.

Este proceso se encuentra regulado por el Derecho Concursal, y en el caso de España, por la Ley 22/2003, de 9 de julio. A través de esta figura jurídica se busca que la empresa pueda hacer frente a su deuda así como a las obligaciones de pago contraídas a través de su patrimonio, aunque lo haga de forma parcial. Además, también trata de que se puedan producir acuerdos entre los acreedores y el deudor, para buscar una solución menos perjudicial para todas las partes.

No obstante, esta ley también busca que ningún acreedor reciba un trato de favor o perjudicial con respecto al resto, haciendo que se puedan satisfacer la mayor cantidad posible de deudas contraídas por esa empresa.

¿Cuándo se debe solicitar un concurso de acreedores?

En el momento en el que los gerentes de una empresa tengan consciencia de que no van a poder cumplir con sus obligaciones, deberán solicitar el concurso de acreedores. No importa si el problema tiene relación con Hacienda, con pagos a entidades privadas, con indemnizaciones o salarios a trabajadores o tiene que ver con cuotas a la Seguridad Social.

De acuerdo a lo indicado por la mencionada ley, en este tipo de situaciones se encontraría ante un caso de insolvencia inminente. En estos casos, el deudor puede hacer frente a los pagos en ese momento, pero saber que a corto plazo no podrá hacerlo. En la Ley se habla de una “insolvencia actual”, que es la que tiene lugar en el momento de hacer la solicitud del concurso.

Es importante tener en cuenta en este sentido que el comienzo de este proceso judicial debe ser solicitado por parte del propio deudor o por uno o varios de sus acreedores. Estos últimos también tienen la potestad para hacer su solicitud.

Los mismo ocurre en el caso de de los mediadores concursales en caso de que se haya celebrado algún tipo de acuerdo extrajudicial para poder hacer frente a los pagos. En el caso de que el deudor se trata de una empresa, tendrá que delegar este proceso en sus órganos de liquidación o administración.

Tiempo para resolver un concurso de acreedores

En función de la carga del juzgado de lo mercantil encargado de procesar esta solicitud de concurso de acreedores, el tiempo en resolverse puede variar. Además es necesario distinguir entre dos tipos de concurso en función quién lo haya presentado:

  • Forzoso: Este tiene lugar cuando es el acreedor el que realiza la solicitud del concurso de acreedores por la falta de pago del deudor. Habitualmente existe conflicto entre acreedor y deudor y será un juez el que decida si procede aplicarlo y quién lleva a cabo su tramitación.
  • Voluntario: Cuando el deudor es consciente de la situación actual o futura que derivará en una suspensión de pagos o de quiebra. Si sabiéndolo no lo solicita, podría verse sancionado con multas e incluso, en los casos, más graves, con penas de prisión.

En todo caso, el concurso puede llegar a resolverse en 2-3 meses si llega a haber acuerdos. Sin embargo, en el caso de que haya disputas entre ambas partes, los plazos pueden llegar a crecer ostensiblemente, pudiendo llegar incluso a superar los 5 años.

Fases y plazos del concurso de acreedores

A la hora de hablar del concurso de acreedores podemos dividir el proceso en un total de cuatro fases, pero además también hay un preconcurso de acreedores, donde se abre un periodo de negociación para que se pueda llegar a un acuerdo extrajudicial, de refinanciar la deuda u otra propuesta, un periodo que puede llegar a demorarse un máximo de cuatro meses.

En cuanto al resto de fases:

  1. Fase común: Es el comienzo del concurso de acreedores, con la presentación de la solicitud y la adopción de medidas cautelares, además de la resolución de la solicitud.
  2. Fase de convenio: El deudor presenta al juez diferentes propuestas y proposiciones para afrontar la deuda con sus acreedores. Estos deberán posicionarse a favor o en contra del convenio.
  3. Fase de liquidación:  Fase en la que se pueden vender todos los bienes del deudor para abonar a los acreedores la mayor parte posible de la deuda adquirida.
  4. Fase de calificación: El juez determinará si es un concurso fortuito o culpable y tomará decisiones al respecto.

 

 

Etiquetas:
Categorías:

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *